martes, 19 de noviembre de 2013

CÓRDOBA FESTIVALERA
Se aproxima la temporada de verano y ya se conocen las fechas de los principales festivales de la Provincia para Enero, Febrero y Marzo 2014. En estos días se difundirá la programación y los artistas que serán protagonistas en cada evento.  

-Festival de Doma y Folklore de Jesús María. Comienza el viernes 10 de Enero y            termina el domingo 19. El lunes 20 será la noche popular extra, aunque habrá cuarteto            durante las otras noches por primera vez.
-29º Festival de Embalse “Un canto a la vida”. Segundo fin de semana de enero. Con Abel   Pintos, “el Chaqueño” y Patricia Sosa.
 -54º Festival Nacional de Folklore de Cosquín. Del sábado 25 (con Jorge Rojas) al         domingo 2 de Febrero ( con "Los Nocheros"). Mañana se presenta en Ezeiza, Buenos Aires,     la  programación 2014. Ya están confirmados  Soledad, Los Nocheros, Abel Pintos, el               Chaqueño Palavecino.
 -47º Festival Nacional de Peñas de Villa María. Se realizará del 30 de Enero (con        Maná y León Gieco en el programa) al lunes 3 de Febrero, con la noche más popular. La          semana próxima anunciarían la programación artística de las cinco veladas.
 -27º Encuentro Anual de las Colectividades de Alta Gracia. Todavía no se ha              confirmado la fecha oficial de la edición 2014.
 -Cosquín Rock. Se realizará del 1º al 3 de Marzo, en el feriado del Carnaval. El 29 anuncian la grilla.

viernes, 1 de noviembre de 2013

LA TIERRA Y EL ARTE DE ELABORAR OBJETOS
La arcilla modelada con pasión

El barro o la arcilla son la materia prima, surgidos de las entrañas de la naturaleza. La alfarería ( “alfaharería” ), como arte de elaborar objetos, le ha permitido a la humanidad no sólo la posibilidad de fabricar artesanalmente toda clase de enseres o utensillos domésticos, sino que le ha enseñado el placer de la creación en contacto con la tierra.
Las Sierras de Córdoba es una región dotada de artistas alfareros, con habilidad para transmitir costumbres, saberes y oficio a través de los tiempos.

“El contacto con la arcilla, el poder modelar una pieza con métodos similares como lo hacían los pueblos originarios hace muchos años, producen en mi y -pienso que en la mayoría de las personas- un cúmulo de sensaciones físicas y emocionales muy gratas...”. Estas son las palabras de Alejandra Destéfano, una joven artista de Villa Santa Cruz del Lago,que despliega su actividad emprendiendo un taller de Cerámica Precolombina en la zona y asistiendo a talleres afines en el Salón Rizzutto de Villa Carlos Paz.

"Cuerpo, mente y espíritu participan en cada creación...Realmente recomiendo a todos pasar por la experiencia del barro. La conexión con la tierra es maravillosa, te saca ese ser creador que todos llevamos dentro, te conecta nuevamente y te hace volver a los orígenes”, reflexiona Alejandra, con el orgullo de que cada pieza que expone en las muestras está inspirada en las distintas culturas americanas, respetando las técnicas y procedimientos de esos pueblos.




Un toque de historia

La temática me atrae inmediatamente, será por la magia de los sentidos involucrados en cada creación....no lo sé, pero voy por más información al respecto y busco entonces un poco de historia sobre este singular oficio que cautivó a civilizaciones enteras:
La palabra alfarería proviene del árabe “fahhar”( barro ) y ésta, a su vez, del hebreo “hhafar” ( tierra ).
Los primeros objetos de alfarería se remontan al período Paleolítico Superior y se trata de pequeñas representaciones de divinidades maternales y de culto a la fertilidad como la llamada Venus de Dolni Véstonice, que data  de 29 000 - 25 000 antes de Cristo.
Una de las piezas más antigua que se conoce es una vasija del período Jomon de la época de la prehistoria del Japón ( 10 000 a. C. / 8000 a. C. ), pieza que actualmente se expone en el Museo Nacional de Tokio.
Los artesanos precursores y especializados aparecieron en la región de la Mesopotamia, quienes inventaron las herramientas para trabajar mejor la arcilla, como el torno y el horno para cocerla hacia el 3400 a. C. En Grecia empezó a decorarse las piezas con motivos geométricos, que eran los detalles más habituales junto con reproducciones de plantas y escenas cotidianas, que se hacían imitando el arte de la escultura[.]
En la antigüedad americana la mayoría de sus pueblos eran agrícolas y, por tanto, sedentarios, lo que hizo que se produjeran grandes cantidades de utensilios domésticos para su uso culinario o de almacenaje. Aunque se utilizaron distintas arcillas según el territorio donde se fabricaban, el horno abierto era el único conocido en toda el territorio indígena. La técnica de la realización era, en general, a mano, sin ayuda de torno, y se utilizó el molde según la época y la cultura.
El modelado a mano era una técnica utilizada por los pueblos primitivos.


                                                             

Entre la técnica y la habilidad

Todas las piezas cerámicas pasan por varias fases durante su elaboración: preparación del barro, modelado, secado, primera cocción u horneado (alfarería tradicional) y cocciones de aplicación de técnicas cerámicas.
“Pero, más que técnica se necesita la habilidad”, así supo explicarme quien fuera una muy popular alfarera de la zona, Doña Alcira de López, en una entrevista para ser publicada en la "Revista Sophia" ( Luz Editora S.A. ), a la que gentilmente accedió allá por el año 2005 y a la sabia edad de 86 años.


                                                                                                                                           Foto: Charly Soto

Su simpleza, su historia y su experiencia me atrapó. Su familia estaba arraigada en Traslasierras, donde tuvo quince hijos. La situación de pobreza la obligó a valerse por si misma y empezó a fabricar sus propios utensillos de cocina. “Hacer la primera olla me costó una barbaridad, pero fui mejorando...había una familia por detrás: hacía desde el brasero, las cacerolas, los platos, tazas, jarras, cántaros y macetas...” Con instinto de madre se había propuesto sacar a sus hijos de la pobreza y canjear cerámica por ropa y alimentos. 


                                                                                                                                            Foto: Charly Soto

Detallista e ingeniosa, comenzó a vender a la vera de la ruta sus productos a los turistas. El esposo era quien buscaba la arcilla y los chicos también ayudaban, hasta que comenzaron la escuela, lo que para Alcira era una satisfacción. Ni el frío de las Altas Cumbres, las largas distancias o la escarcha lograban ser un obstáculo insalvable. Los años pasaron, la mayoría de los integrantes de la familia trabajaban aumentando la producción de objetos, al punto de decidirse a participar en exposiciones tradicionales en Cosquín, Entre Rios, Rosario, Buenos Aires, logrando diploma de distinción!


                                                                                                                                          Foto: Charly Soto

Releyendo estas historias y con una mirada retrospectiva, hoy estoy convencida de que la 
tierra les delineó un camino y sus propios destinos. 



Me queda la sensación de que no fueron ellos quienes modelaron la arcilla, sino –al contrario- fue la tierra misma la que esculpió sus vidas al punto de convertirlos en alfareros de naturaleza, alma  y corazón.

Cuando de turista andes por los caminos de Córdoba, quizás recuerdes estos relatos y, a la hora de buscar un souvenir, prefieras algún objeto que lleva en sus entrañas la naturaleza más pura y fresca del interior provincial: la noble y dócil arcilla, modelada con la pasión de los ingeniosos artistas locales.




                                                               Valle Sagrado de los Incas
                                                           Texto y fotos: Ana Claudia Simes