miércoles, 29 de mayo de 2013

LA HUELLA CULTURAL

ESTANCIA JESUITICA y CASA DEL VIRREY LINIERS



Si hay un lugar en nuestra provincia que nos remita a la obra de los jesuitas en el interior del territorio cordobés, ese sitio se encuentra en la actual ciudad de Alta Gracia: es el Museo Nacional Estancia Jesuítica y Casa del Virrey Liniers, hoy devenida en un atractivo turístico de gran relevancia, declarada en el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Durante 1810, la estancia fue propiedad de Don Santiago de Liniers. Fue militar de origen francés, se desempeñó como funcionario de la Corona de España. Primero fue considerado héroe de la Reconquista de Buenos Aires tras las fallidas invasiones inglesas ( 1806 – 1807 ), por lo que fue nombrado Virrey del Rio de la Plata.
Posteriormente, en 1810, fue perseguido y fusilado en Cabeza de Tigre, cercanías de Cruz Alta ( Provincias Unidas del Rio de la Plata ) por su alzamiento en Córdoba en contra de la primera Junta de Gobierno surgida del 25 de Mayo de 1810, conocida como la Contrarrevolución.



La Estancia
Alta Gracia está ubicada a 36 km de Córdoba Capital, enclavada en el Valle de Paravachasca. La Estancia se encuentra en el punto más céntrico de la ciudad, a orillas del Tajamar.



Un frutal, más que tentador, da la bienvenida, junto con la guía, quien nos conduce por sus galerías y salas brindando el detalle de esta residencia del siglo XXVII.




La misma tiene su origen en la entrega de tierras a Juan Nieto, cofundador de la ciudad de Córdoba, en 1588. Años más tarde, Doña Estefanía de Castañeda, viuda y heredera de Nieto, se casó con Alonso Nieto de Herrera, quien bautizó la propiedad como Alta Gracia, en honor a la virgen de su pueblo natal en España. En 1643, Don Alonso, viudo por segunda vez, ingresó a la Compañía de Jesús, a quien donó todos sus bienes.



Los Jesuitas
Los jesuitas crearon un establecimiento agrícola, ganadero e industrial que tuvo como objetivo el sostén del Colegio Máximo –que luego se convirtió en la primera universidad del territorio argentino–, y llegó a ser uno de los centros rurales más prósperos de la compañía cordobesa.



El negocio ganadero fue la principal fuente de recursos, especialmente la cría y comercio de mulas destinadas a los yacimientos de Potosí.
La estancia estaba compuesta por la residencia de los jesuitas, actual museo; la Iglesia; el obraje, donde se realizaban las actividades industriales; la ranchería, vivienda de los negros esclavos, el Tajamar, un dique de 80 mts. de largo, que permitía el funcionamiento de dos molinos harineros; un batán (máquina impulsada por agua que servía para golpear, desengrasar los cueros y dar consistencia a los paños) y el riego de huertas y quintas; los hornos para quemar cal y cocinar tejas y ladrillos.



En el obraje funcionó una carpintería, despensas y oficinas, y se desarrolló actividad textil. Tres padres tenían a su cargo la administración, evangelización y enseñanza de los oficios. Aproximadamente unos 300 esclavos negros se ocupaban de las tareas principales desarrolladas en la herrería, el obraje, los molinos, las huertas y los puestos de las sierras.



Cuando en 1767 el rey Carlos III puso fin al trabajo de los jesuitas en América, la estancia pasó a manos de una "Junta de Temporalidades" que administró la estancia en nombre del rey.
Años más tarde la propiedad fue vendida a los Rodríguez, una aristocrática familia de Córdoba que, a pesar de sus esfuerzos, no logró mantener su actividad económica.



En 1810 la estancia fue comprada por Santiago de Liniers, quien vivió apenas unos cinco meses en la casa.




En 1820 José Manuel Solares compró la propiedad a los hijos de Liniers y de esta manera se convirtió en el último dueño de la estancia.



En 1868, por voluntad testamentaria de Solares, se delimitaron los terrenos para la creación de una villa que hoy es la ciudad de Alta Gracia, quedando la residencia en el centro de la misma. Las construcciones jesuíticas y tierras adyacentes quedaron, durante cien años, en poder de los Lozada, herederos de Solares.



En 1968 la Nación Argentina expropió la residencia –que había sido declarada Monumento Histórico Nacional en 1941– dando comienzo a un intenso trabajo de investigación arqueológica y documental que permitió que, a través de las tareas de restauración que se iniciaron en 1971, la construcción se preserve fiel a su estructura original.
El 26 de Agosto de 1977, luego de casi 10 años de arduo trabajo, el museo se inauguró oficialmente.







Liniers y la contrarrevolución


Mayo fue el mes bisagra en la historia nacional, no sólo por los cambios políticos surgidos de la Revolución del 25, sino además por la transformación social, económica y cultural que atravesó e iluminó a la región a partir de entonces.


Pero ya lo dicen los relatos históricos, esa Revolución de Mayo no fue ligera ni sencilla, pues sobrevino la CONTRARREVOLUCIÓN y sus protagonistas...

Imaginen un Buenos Aires totalmente convulsionado y  figuren -en contraposición- la vida en el interior, que continuaba con su ritmo de costumbre, más bien aislado de los fervores de la metrópolis. Pero la noticia no tardó en llegar y –por supuesto- levantó polvareda!!
Primero fueron las autoridades de la Intendencia de Córdoba del Tucumán y el ex Virrey del Río de la Plata, Santiago de Liniers, quienes alertados sobre los hechos revolucionarios comenzaron a tomar decisiones sobre la marcha y organizaron con celeridad un ejército para rechazar la expedición militar enviada por la Primera Junta de Gobierno, que se venía con el fin de hacer reconocer la nueva autoridad....
Liniers vió alterada su estadía en la estancia por las noticias de la Revolución. Bajo algunas indicaciones del ya destituido Cisneros, alistó milicias urbanas y varios cientos de milicianos, armados con boleadoras y lanzas. Los preparativos llegaron a verse muy avanzados, llegando a reunir mil quinientos hombres catorce cañones. Pero ante el fuerte avance de la expedición militar revolucionario, sus tropas desertaron. La Junta había ordenado la captura de los contrarrevolucionarios, anticipando la posible huida de los mismos. Liniers fue capturado en la estancia de Piedritas (cerca de Chañar) el día 6 de agosto. El fracaso de la contrarrevolución culminó con su fusilamiento (entre otros rebeldes) y el completo control del noroeste de la actual Argentina por la Junta de Buenos Aires.


Cuántas historias habrán recorrido estos pasillos, repletos de pasiones, colmados de intrigas, desvelos, amores, lealtades o traiciones!!!
Las sierras de Córdoba guardan entre estos muros y tantos otros, el paso no sólo del tiempo, sino que atesoran las huellas de sus ocupantes que, sin lugar a dudas, protagonizaron épocas de grandes decisiones, las que modificaron radicalmente el mapa social de una "argentinidad".
 

.
Texto y fotos: Ana Claudia Simes
Tanti - Sierras de Córdoba

viernes, 24 de mayo de 2013


Hecho histórico: LA REVOLUCIÓN

El personaje: MARIANO MORENO, EL IDEÓLOGO

Repasar un hecho histórico obliga a detenerse en sus protagonistas, los mentores, los que por múltiples razones entregan su espíritu a una causa. La Revolución de Mayo guarda en su alma a muchos patriotas, entre ellos a Mariano Moreno, señalado históricamente como el ideólogo, por su radical decisión.

¿Quién era Mariano Moreno?


Nació en Buenos Aires el 23 de septiembre de 1778. Fue abogado, periodista y político de las Provincias Unidas de Rio de la Plata. Tuvo una actuación decisiva como SECRETARIO de la PRIMERA JUNTA de Gobierno surgida de la Revolución de Mayo.
Si bien la figura de Mariano Moreno  motivó disputas por sus métodos confrontativos, muchos historiadores lo ven como el principal impulsor de la Revolución, o bien del gobierno surgido de ésta. Mariano Moreno es visto históricamente como uno de los protagonistas, el ideólogo, el motor intelectual de la Revolución de Mayo por su postura revolucionaria más radical y decidida. Propulsó cambios más que administrativos, iba por cambios económicos y sociales más profundos!

Moreno en sus estudios leyó –entre otros- a Juan de Solórzano, quien reclamaba en su Política Indiana, la igualdad de derechos para los criollos. También fue seguidor de Montesquieu, Voltaire, Denis Diderot, Jean –Jacques Rousseau y otros pensadores europeos de la época. Una de las obras que tradujo fue el libro “El contrato social” de Rousseau y sólo la editó en 1810 en  La Gazeta”, con un prólogo de su autoría en que se lee:

«Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía».

La “Gazeta de Buenos Ayres”merece un renglón aparte, fue el periódico creado y dirigido por Moreno, desde donde defendió la causa patriota. Casi todas las semanas publicaba largas y detalladas notas de gobierno. Publicó un decreto de libertad de prensa según el cual se podía publicar por la prensa cualquier cosa que no ofendiera la moral pública, ni atacara a la Revolución ni al gobierno.



Moreno y la Revolución
La Revolución fue esa serie de acontecimientos ocurridos en mayo de 1810 en la ciudad de Buenos Aires, capital del entonces Virreinato del Rio de la Plata, dependiente del rey de España, y que tuvieron como consecuencia la deposición del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno.
El protagonismo de Moreno comenzó en ese 25 de Mayo de 1810, al asumir la Secretaría de Guerra y Gobierno de la Primera Junta, cuando dijo en su discurso inaugural:

“La variación presente no debe limitarse a suplantar a los funcionarios públicos e imitar su corrupción y su indolencia. Es necesario destruir los abusos de la administración, desplegar una actividad que hasta ahora no se ha conocido, promover el remedio de los males que afligen al Estado, excitar y dirigir el espíritu público, educar al pueblo, destruir o contener a sus enemigos y dar nueva vida a las provincias. Si el gobierno huye el trabajo; si sigue las huellas de sus predecesores, conservando la alianza con la corrupción y el desorden, hará traición a las justas esperanzas del pueblo y llegará a ser indigno de los altos destinos que se han encomendado en sus manos”.

El haber derrocado al virrey y a la junta que en principio se había formado para representarlo, reemplazándolos por la Primera Junta fue algo escandaloso para muchos y por lo tanto las primeras reacciones en el virreinato ante lo sucedido no fueron las mejores: con la excepción de Córdoba, las ciudades que hoy forman parte de la Argentina respaldaron a la Primera Junta. El Alto Perú no se pronunciaba en forma abierta, debido a los desenlaces de las revoluciones en Chuquisaca y La Paz de poco antes. El Paraguay estaba indeciso. En la Banda Oriental se mantenía un fuerte bastión realista, así como en Chile.
El alzamiento contrarrevolucionario de Liniers en Córdoba fue rápidamente sofocado. Luego se procedió a enviar expediciones militares a las diversas ciudades del interior, reclamando apoyo para la Primera Junta. Pero existía un conflicto entre las posibles interpretaciones de la circular del “27 de Mayo”, y no había acuerdo sobre a qué cuerpo debían incorporarse, si al Ejecutivo o al Congreso Constituyente. Moreno pensaba que la revolución debía controlarse desde Buenos Aires, porque el interior seguía en manos de los sectores más conservadores ligados a la corona española.



Se sometió a votación la incorporación o no de los diputados a la Junta y Moreno fue vencido por el voto de la mayoría. Entonces presentó su renuncia, que fue rechazada por la Junta. De modo que solicitó y obtuvo una misión ante las cortes del Brasil y Gran Bretaña, para gestionar el apoyo a la independencia argentina.
Mariano Moreno embarcó para Londres pero falleció en alta mar en la madrugada del 4 de marzo de 1811, a bordo de la goleta inglesa "Fame". Su cuerpo fue envuelto en una bandera inglesa y arrojado al mar. Según el testimonio de su hermano Manuel Moreno, sus secretarios y acompañantes en ese viaje, murió debido a una convulsión producida por una sobredosis de un medicamento administrado por el capitán del buque: cuando llegaron al gabinete de Moreno, el capitán sostuvo que le había suministrado cuatro gramos de un vomitivo de uso habitual en aquella época, 40 veces, que se conoce como una dosis mortal....




Mariano Moreno tuvo un desempeño gubernamental cronológicamente fugaz, pero sin lugar a dudas su actuación fue esencial para la Revolución.
Los hombres pueden morir o a los hombres se los puede matar, pero sus ideas nunca mueren. La voluntad, el fervor, el compromiso, el amor y la lealtad a la Patria trascienden a las personas. Porque son las ideas las que en definitiva producen el verdadero cambio social, aquel que da cabida a la libertad, la igualdad y la justicia de los pueblos!!!


25 de Mayo
1810  - 2013
¡¡VIVA LA PATRIA!!
¡¡VIVA!!


Fotos y texto: Ana Claudia Simes
Tanti - Sierras de Córdoba

lunes, 20 de mayo de 2013

Lecturas de Otoño

LA MARCA EN EL ORILLO

Llueve a cántaros sobre las calles de arena.
El agua crepita y salpica.
Esas vastas planicies humeantes, desiertas.
Corremos y saltamos,
Nos guarecemos en los aleros, en los plátanos,
En los paraísos.
Los canastos de mimbre se vuelven pesados.
El agua regala sus brillos
A las peras, prefumadas, deliciosas.
Mi hermano ya sabe,
Contento y sonriente golpea las puertas,
Ofrece las frutas.
Yo corro a su lado como un saltimbanqui,
Disfrutando la fiesta.
El cuenta y recuenta el valor de cada venta,
Imagina la suma final.
Ofrecemos y vendemos hasta que la lluvia merma.
Mojados y ateridos,
Volvemos cantando con los canastos vacíos.
Mi hermano con sus tesoros y su plan cumplido,
Yo con mi poema.

Liliana Malem (*)
Córdoba

"Pasado Perfecto"
Editorial Dunken
Buenos Aires
2013


(*) Licenciada en Cinematografía -UNC- Directora de "CENTRO OMEGA" - Córdoba





Huella Cultural

18 de Mayo

DIA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

Què mágico es visitar un museo. Al principio su quietud te incomoda, pero a medida que se entra en ambiente, la imaginación vuela. Los objetos cobran tanta vida que te hacen sentir que el tiempo es eterno, las èpocas se cristalizan y los personajes rondan libremente contando sus relatos.

De pronto, el museo te da lugar a que formes parte de las historias y de las leyendas. Vos te involucrás en aquello que parecía tan estático y silencioso.  



Museo del Mar - Uruguay

Cada 18 de Mayo se conmemora el Día Internacional de los Museos, un evento coordinado por el Consejo Internacional de Museos (ICOM).

En el 2013 el lema elegido es Memoria + creatividad = Progreso social

Es un dìa muy especial para la cultura, ya que son los museos los que tienen el reto de ir al encuentro del público y sensibilizarlo, con esa misión que cumplen de ser una institución permanente al servicio de la sociedad y su desarrollo.

Por esto, en general, los museos están entremezcaldos con la vida cotidiana.


La Serena - Chile

Adquieren, conservan, investigan, exhiben y transmiten el patrimonio material e inmaterial de la humanidad y su medio ambiente con fines educativos, de estudio y placer.


 

El museo es un signo de identidad porque su espíritu es el de conservar la cultura de los pueblos.


Bariloche - Argentina

 Atesoran lo que tiene valor simbólico para el progreso de la humanidad, abarcando todas las temáticas y cubriendo en su espectro todas las disciplinas, con el rigor que imponen las ciencias.


Bariloche - Argentina

En esta fecha el planeta homenajea a los museos. En todas las ciudades y localidades habrà muestras, talleres y visitas, entre las variadas actividades previstas para esta semana.

En una recomendación muy especial, Tanti cuenta con el Museo "¡Quédúo!", único en Latinoamérica, con más de 1500 piezas de colección de los legendarios personajes cómicos del cine "El Gordo y El Flaco", 4 salas de exposición ligadas al espectáculo por excelencia.

Pero la Provincia de Córdoba està colmada de espacios culturales que se nutren de los aportes de cada región, como agente movilizador y propulsor de tantas nuevas historias.

Cada pueblo deberìa tener su museo. Es casi un mandato contra los despistes de la memoria. Es un atractivo inconmensurable para el turismo. En un dìa como el de hoy, no desaproveches la oportunidad de visitar ese lugar tan especial...un museo: más que un visitante, seguro te sentirás testigo de los tiempos, como un viajero incansable, en búsqueda de las realidades más apasionantes!

 

Fotos y texto: Ana Claudia Simes

Tanti - Sierras de Córdoba

 

domingo, 19 de mayo de 2013


Viajeros

Miniturismo en las Sierras

ESCAPADAS DE OTOÑO



Nada se compara a la serenidad del otoño cuando sus colores y su brisa tibia de siesta se adueñan de los paisajes en las Sierras de Córdoba.

Los caminos cubiertos de hojas son como imanes que atraen a aquellos que aun se divierten con el crujido de cada pisada.

Aquella mañana de sábado asomó con brillo. La ventana de la cabaña que nos recibió en Tanti dejó que el otoño se sienta a pleno.


La canasta se completó con lo indispensable para pasar el día de picnic paseando por los alrededores: equipo completo de mate y pan - del mejor- el recién horneado, el casero típico de estos parajes.

El rumbo no estaba del todo marcado pero nuestra brújula interna nos guió hacia el norte de Punilla, en un recorrido de esos tradicionales, pero no menos encantador por lo acogedor de sus rincones.

La Ruta N° 38 estaba semi transitada, tranquila, al ritmo de los lugareños en su vida cotidiana, alborotada sólo por la bocina del Tren de las Sierras que anuncia su paso a la vera del camino.



La hora invitó a desplegar el mantel a la orilla de algún balneario y a la sombra de una generosa arboleda ya vestida de amarillo, como posando para la foto de estación.

 


La siesta nos sorprendió deambulando por las calles de la ciudad de La Falda, a través de su impecable avenida central rematada por el legendario Hotel Edén, desde donde originalmente se puede ingresar al circuito turístico “Camino del Cuadrado”, que une entrañablemente dos áreas vecinas, la de Punilla y la de las Sierras Chicas.



Su actual vía de acceso totalmente asfaltada está en el puesto de la policía caminera en Valle Hermoso. El trazado cubre 37 km y nos pinta un panorama ondulado al modo serrano, con una altitud máxima de 1300 msnm.


  

Del otro lado del faldeo de las Sierras, a lo largo de la Ruta N° 53, encontramos varias localidades con diferentes atractivos y con un caudal de pobladores que va en ascenso dada su cercanía a Córdoba Capital, entre ellas: Salsipuedes, Agua de Oro, Ascochinga, Rio Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende...


Su vida tranquila y apta para el descanso lleva la impronta de haber sido para muchos capitalinos ese gran patio de juegos y bicicleteadas, lugar de recreación, Carnavales y festivales veraniegos.

En la actualidad el entorno se ve aggiornado por los selectos espacios para el Golf, que junto a los Museos, Capillas, Estancias,  rally, cascadas y arroyos, trekking, mountain bike y deportes náuticos en el Dique La Quebrada ( Reserva Hídrica Natural Del Parque La Quebrada), constituyen una buena opción para el relax en esta región de Córdoba.

 

  



El regreso al Valle de Punilla tiene dos vías, por la ruta que desemboca en el Dique del Lago San Roque hasta llegar -siempre por asfalto- a Villa Carlos Paz o también lleva a la localidad de Bialet Massé.

Otra alternativa es buscar el Cerro Pan de Azúcar ( que corona a Cosquín con 1260 msnm. ).


El camino es angosto, sin dificultades, lento por ser de ripio, lo que lo convierte en un paseo muy entretenido, en una distancia de un poco más de 20 km, con mucha vegetación y áreas naturales.



Si bien esta época del año concede superabundancia de colores y matices, el cielo de Abril fue temprano buscando su reposo, ya que aún restaba la jornada del domingo para proyectar un fin de semana completo, aventurado en las Sierras, en una escapada pintada de otoño.




Fotos y texto: Ana Claudia Simes
Tanti - Sierras de Córdoba


-------------------------------------------------------------------------------




ESTILO TURISTA O VIAJERO
Las sensaciones de la estadía

Las tendencias, las modas, el mercado y algunos otros factores entremezclados, definen la clásica tipología de aquel que anda por el mundo descubriendo caminos.
  
  
Dependiendo de la personalidad o la motivación del viaje, los hay aventureros, tradicionales, relajados, exploradores, culturales o rutinarios. Aunque también, es el bolsillo el que puede marcar un perfil determinado: el del acomodado, comodón, menos cómodo o de andar incomódo...
La edad, el sexo, la nacionalidad, la educación, el viaje solitario o en familia, con los amigos y desconocidos señalan un ESTILO y una actitud. Pero estoy convencida de que son las sensaciones que rescatamos en el tiempo, las que marcan la diferencia a la hora de pensar en un viajero o un turista dispuesto a emprender esa ida a algún destino que casi inconscientemente, lo está esperando.
Dije IDA, pero también  podría ser HUIDA: escapada, salida, fuga, evaporación en un tiempo sumamente fraccionado. Veloz.



Y este es un buen punto de partida: pensar al turista global como un ser fraccionado en el tiempo. Tiempo de trabajo y tiempo de ocio, una bisagra que lo fragmenta en lugar de articularlo en su propia cronología.
Y podría citar directamente a la mochila en tanto testigo clave del modo del turista actual y como una metáfora de la vida misma que se empaca y se comprime: equipaje pequeño, angosto, liviano, que transporta lo básico, lo práctico, lo descartable.


 


En la antigüedad, la mayor parte de la población quedaba inmolvilizada en el espacio donde nacía. Salvo los viajeros o los que contaban con tiempo de ocio para recorrer rutas religiosas y comerciales, pocos eran los que viajaban. Tal vez aquellos que conformaban la aristocracia de turno. El transporte como producto de la revolución industrial cambió la sociedad y el panorama mundial y los desplazamientos de masas son moneda corriente.
Hoy todos somos potenciales viajeros. Casi todos suelen ser turistas, seres apresurados que aceleradamente arman y desarman maletas de escapada, siempre en condición de partida.
No es poca cosa la escasez del tiempo. Pero, aunque se impone sobre nuestros planes, no determina nuestras sensaciones. Podemos aún ser sorprendidos en pleno viaje.


Entonces, cómo acortar las distancias entre el ser viajero o ser turista?
Yo propongo no descuidar la actitud de observar profundamente el camino para luego detenerse  y prestar atención a las SENSACIONES DE LA ESTADIA. Un sabor, un perfume, un gesto, la palabra, una leyenda, un monumento, la naturaleza, el paisaje, es decir, interrelacionarse con los lugares desde lo desconocido para descubrirlo como lo nuevo, eso que en realidad nos desacelera, al mejor estilo viajero!




Fotos y texto: Ana Claudia Simes
Tanti - Sierras de Córdoba