lunes, 15 de febrero de 2021

 Las máscaras del mundo se quedaron sin carnaval.

La pandemia 2020, el hecho sanitario, social, económico e histórico que el planeta nunca podrá olvidar, ha dejado archivadas a millones de máscaras ante la imposibilidad de festejar el "carnem levare" ( del látín, "adiós a la carne" ), el carnaval. Según algunos historiadores, los orígenes del carnaval se remontarían a la Sumeria y el Egipto antiguos, hace más de 5000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir de fines del siglo XV.


Lo cierto es que los mercados mundiales de máscaras, entre ellos, el más famoso de Venecia, han tenido que bajar persianas, cerrar vidrieras y esperar a que las fiestas vuelvan a alborotar a la humanidad. Allí quedaron en los estantes, suplantadas por barbijos, a la espera de que el mundo recobre, en cada pueblo o ciudad con su particularidad, la posibilidad de celebrar masivamente el mitológico carnaval.


Las grandes celebraciones de esta fiesta han quedado en silencio y con ello se apagaron los brillos de estas caretas que a veces ocultaban -o descubrían inconscientemente- la verdadera identidad....



No hay comentarios:

Publicar un comentario